Cita previa

Cita Previa

984 065 975 / 675 054 620
De 10 ha 21 h de lunes a jueves
y viernes de 10 h a 15 h
Departamento administrativo
Hospital Begoña (Primera planta)
Avda. Pablo Iglesias, 92 · 33204 Gijón
enfermedades urológicas



Cáncer de vejiga

Infografía Cáncer de vejiga Ampliación infografías urológicas
cerrar ampliación Infografía Cáncer de vejiga

El principal síntoma del cáncer de vejiga es la presencia de sangre en la orina, la hematuria. En un reciente estudio realizado en el Hospital de Cabueñes sobre la población de Gijón, el riesgo de padecer un tumor vesical cuando aparece sangrado urinario llega a ser del 25 %, por lo que cualquier persona que presente hematuria debe ser valorada de manera urgente por el urólogo. En otras ocasiones el cáncer de vejiga se presenta como un síndrome cistálgico (molestias vesicales) sin hematuria que simula infecciones urinarias, lo que retrasa en muchos casos el diagnóstico, sobre todo en las mujeres. El diagnóstico se obtiene mediante la realización obligada de una cistoscopia, entre otras pruebas. El tratamiento comienza con la resección transuretral del tumor, pero en función del análisis anatomopatológico del tejido resecado debe ajustarse el tratamiento posterior.

La mayor parte de los tumores vesicales son superficiales (no infiltran el músculo detrusor de la vejiga), por lo que no requerirán cirugías de mayor envergadura, pero sí un seguimiento mediante cistoscopias regulares durante años para diagnosticar recidivas. En algunos casos será necesario añadir tratamientos intravesicales con quimioterapia o inmunoterapia para disminuir las posibilidades de dicha recidiva o de progresión a un tumor infiltrante. En aproximadamente el 25% de los diagnósticos el tumor ya ha llegado a infiltrar el músculo detrusor, y la resección transuretral no es suficiente para controlar la enfermedad. En estos casos es necesario extirpar toda la vejiga y reconstruir el tracto urinario con segmentos de intestino. La cistectomía radical es una cirugía de gran envergadura con un alto índice de complicaciones incluso en centros de referencia internacional. El abordaje laparoscópico de la cistectomía radical ha demostrado disminuir drásticamente las complicaciones postoperatorias, manteniendo los estándares de calidad oncológicos, por lo que la mayoría de los grandes centros de referencia han adoptado la cistectomía radical laparoscópica como el tratamiento de primera intención para el tumor vesical infiltrante de músculo.

En el cáncer de vejiga, por su heterogeneidad y su agresividad es especialmente importante la individualización del tratamiento. Los tratamientos endoscópicos, oncológicos y laparoscópicos exigen una importante especialización humana y tecnológica.

Pídenos más información sin compromiso a nuestro equipo de urólogos
en cualquiera de nuestras consultas de urología en Gijón o llamando
al 984 065 975 o 675 054 620